Presentación del nuevo Boeing 787-9 Dreamliner para Air Europa

Aún con las sabanas pegadas y con el sueño en el cuerpo, mucho sueño, nos disponemos a levantarnos para ir al evento al cual BlackSheep Spotters hemos sido invitados por cortesía de Air Europa en Madrid.

Se trata nada más y nada menos que de la presentación del nuevo Dreamliner de la familia, 787 de Boeing, en concreto el hermano mayor, el 787-9. Hasta la actualidad La compañía sólo disponía  de éstos en la versión 800, en concreto 8 unidades.

Un poco más despiertos nos dirigimos al Aeropuerto de Barcelona-El Prat para coger el vuelo que nos llevará a Madrid, lugar elegido para el evento. La facturación es rápida y con un más que buen margen de horario nos disponemos a ir hacia la puerta de embarque, donde un Boeing 737 de la compañía nos da la bienvenida.

El vuelo sale en hora (6:55) y llega algo adelantado (7:50). Una vez en el Aeropuerto de Madrid Adolfo Suarez, aprovechamos para dar una vuelta, ojear una Avión Revue y de esta forma hacer tiempo.

A la hora acordada nos dirigimos a la zona de ventas de la T2, lugar de reunión escogido para comenzar la visita. Con grata satisfacción allí nos encontramos con compañeros spotting venidos de toda España para el evento, y entre risas y nervios comentamos la jugada.

Seguidamente nos dirigimos a la sala de firmas, donde nos entregan las acreditaciones, chalecos y demás material necesario para la jornada. Tras esperar a un compañero procedente de Tenerife que llegaba algo más justo, procedemos a embarcar en la jardinera que nos transporta directamente hacia el avión, que se encuentra en una zona de remoto.

Nada más llegar quedamos impresionados por la belleza del avión visto desde cerca, El 787-9 reluce y presume de figura, sabe que es nuevo, sabe que es imponente y que los aquí presentes estamos deslumbrados con tanta majestuosidad.

No tardan las cámaras de los presentes a funcionar, será una gran jornada y los privilegiados que estamos ahí lo sabemos. Las cámaras sacarán humo, pero habrá valido la pena, unos documentos magníficos nos esperan.

Hacemos un pequeño briefing al avión, desde donde podemos apreciar mejor los detalles de esta joya de la ingeniería, no sólo es un gran avión, sino que también es bonito.

Posteriormente nos dirigimos al interior del 787-9. Nos sorprende la configuración, lo amplio que es y la luz que entra desde fuera. También podemos apreciar de primera mano el sistema polarizado de ventanas, que hace con que no sea necesaria la cortinilla, ya que podemos aclarar el cristal volviéndolo totalmente transparente u oscurecerlo de tal forma que no se vea nada del exterior y así el pasajero que lo desee poder descansar sin que la luz le incomode. Este sistema es realmente novedoso lo que contribuye a ventanas mayores y más elegantes.

Los asientos en clase turista son perfectos, espaciosos y con una gran pantalla de entretenimiento. La clase business no se queda corta, espaciosa, cómoda y que otorga al pasajero todo el confort e intimidad que se puede exigir en una clase de esta índole, sin olvidar también la amplia pantalla de entretenimiento.

Si a esto le sumamos que se trata de un avión extremadamente silencioso, hace que la experiencia de volar en él sea cómoda y placentera, pudiéndose creer que se está en el sofá de casa, en vez de en un avión a 38000 pies de altura.

 

Una vez dentro, nos hemos dividido en pequeños grupos, para así facilitar la toma de fotografías, hemos tenido la suerte de ser el primer grupo en salir y poder tomar imágenes desde fuera. No se puede describir la sensación de fotografiarlo tan cerca, lo teníamos posando para nosotros, sin duda una experiencia única. No cabe más que agradecer a Air Europa esta excepcional oportunidad.

 

Una vez terminada la sesión fuera, hemos procedido a fotografiar el interior del avión, aquí el ingenio y la imaginación son fundamentales para sacar interesantes tomas.

Posteriormente hemos procedido a visitar la cabina desde donde nos hemos podido explayar fotografiándola desde varios ángulos y contemplar el cerebro del avión. Cabe destacar la sencillez y modernidad del cockpit, con múltiples pantallas lcd, y lo justo en cuanto a comandos, la verdad, debe ser un gusto pilotar esta aeronave.

 

En mitad del evento, nos han servido unos tentempiés, los que a su tiempo ha servido para poder charlar con compañeros y personal de la compañía sobre el nuevo modelo de forma distendida y de esta forma recoger fuerzas para el resto de la jornada.

Después de varias horas, muchas fotos y buenos momentos llega la hora en la que toca dejar el avión. A más de uno nos ha entrado esta especie de síndrome que muchos teníamos de niños cuando jugábamos en un parque y nuestros padres nos llamaban para ir a casa, que siempre queríamos apurar unos minutitos más, señal de que  hemos estado bastante a gusto.

Valoramos la experiencia de una forma muy positiva, el trato y la predisposición de Air Europa ha sido excelente. Sólo podemos agradecer a la compañía todo lo ofrecido y poner en valor que existan compañías que traten tan bien a los spotters. Sin duda un ejemplo que podrían seguir muchas otras. Nada más que añadir, sólo nuevamente gracias Air Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *